Razones para aprender Mandarín: un idioma que no es difícil, es diferente.

Razones para aprender Mandarín: un idioma que no es difícil, es diferente.

Andrés Rojas Chinchilla

Periodista

El idioma Mandarín ha ido ganando popularidad, aceptación y relevancia en el mundo actual.  Por lo que el aprenderlo nos permite conectarnos con un idioma que es hablado por aproximadamente mil doscientos millones de personas, el cual, según expertos, cuenta con la proyección de convertirse en el idioma oficial del continente asiático, y es el idioma oficial de la segunda potencia económica del mundo.

Varias son las ventajas que conlleva el aprender un idioma como el Mandarín, como primera razón se puede mencionar que el aprender mandarín genera mayores oportunidades en el mercado laboral por el rol tan importante que juega China en la esfera económica mundial, donde se busca cada día más acuerdos con corporaciones chinas, en donde las negociaciones y acuerdos son discutidos en Mandarín. Muy ligado al beneficio laboral, es importante mencionar que aprender Mandarín desarrolla la memoria, potencia la creatividad y facilita la capacidad multitarea, sin duda cualidades que ayudan a la competitividad. Conscientes de lo antes mencionado, es importante destacar que el Mandarín es un idioma diferente y no es tan difícil como las personas imaginan, ya que los tiempos verbales, así como su estructura gramatical general, es menos compleja que otros idiomas.

Si su deseo es aprender Mandarín, en el K.T. Instituto Oriental Confucio contamos con diez años de experiencia en la enseñanza del idioma Mandarín, en donde nuestros profesores nativos no solo le enseñarán a conversar, sino a comprender, leer y escribir mediante metodologías novedosas, las cuales son acompañadas de recursos tecnológicos como el uso de pizarras interactivas, las cuales contribuyen con el aprendizaje del idioma, en especial de los niños quienes aprovechan este y más de nuestros recursos para aprender mandarín.

En nuestra institución contamos con tres programas de enseñanza de mandarín: infantes (4 a 6 años), donde trabajamos con técnicas de estimulación temprana, las capacidades comunicativas y conversacionales de nuestros estudiantes en edad preescolar; niños (7 a 12 años), programa dirigido a niños en edad escolar, donde enseñamos y desarrollamos no solo las capacidades comunicativas, también el estudiante aprende a leer y escribir en mandarín; y jóvenes/adultos (13 años en adelante), en donde de manera integral, la comunicación, lectura, escritura y conversación son aprendidas para poder optar por una beca en universidades en China.

Aprenda Mandarín, es una inversión.

Fuente: K.T. Instituto Oriental Confucio

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: