La influencia de la tecnología en la juventud

La influencia de la tecnología en la juventud

Michael Dionisio Morales

¿Qué tanto hay de cierto en que se avanza con las Tecnologías de la Información y la comunicación (TICs)? ¿Cómo afecta el uso del televisor, celular, Internet,  redes sociales, consolas de juegos y su participación en línea a los/las jóvenes actuales? ¿Cuál es el beneficio en este acceso al parecer ilimitado? ¿Cuáles son sus riesgos?

Según el informe de Monografias Sobre Juventud. Juventud y Tecnologías de la Información en el marco de las Naciones Unidas: “Las TIC pueden ser definidas como aquellos sistemas tecnológicos mediante los que se recibe, procesa y difunde información, y que facilitan la comunicación entre dos o más  nterlocutores”.

La población en general está consciente de los cambios provocados por las transiciones tecnológicas en las generaciones jóvenes. El concepto de avance que tanto se nos quiere vender no es más que el devenir esperable de los cambios acontecidos en la historia humana. El ver a nuestros/as adolescentes enchufados/as al Ipod o a su reproductor mp3 mientras van en el autobús camino al colegio, el constante sonido de  mensajes en los celulares cuando se reúne la familia, las fotos en que los miembros más jóvenes se esmeran por posar de la mejor manera para subirlas al facebook, las horas en que los adolescentes se mantienen encerrados en cuartos o cafés navegando por Internet; no es más que el resultado lógico de una sociedad que se ha esmerado en transformar su entorno físico, dejando en segundo plano el crecer socio afectivo.

En Costa Rica aproximadamente un tercio de la población lo conforman personas de entre los 6 y 18 años. Es importante señalar según el mencionado  estudio de la ONU que: “Es en los países en vías de desarrollo donde viven la mayoría de los jóvenes y donde la extensión de las TICs aún es mínima”. No obstante estas restricciones económicas. Es evidente el impacto que este ensanchamiento ha generado en esa población.

Algo de relevancia en esta población es su necesidad de sentirse aceptados. Según distintas teorías de corte psicoanalítico, es una etapa en que el individuo repele a su antiguo objeto de amor: los padres; para acercarse a lo que se encuentra lejano al hogar. De ahí que muchos adolescentes que usualmente preferían salir con sus progenitores ahora deseen pasar tiempo con sus amigos. Se esté de acuerdo o no con las tesis freudianas, lo particular de las nuevas generaciones es que estos encuentros no son solamente físicos ahora. Gracias al avance de las telecomunicaciones se puede sostener una “relación virtual” con una persona en una locación distante.

 

A esta etapa de constante transformación biológica y mental es a la que las compañías productoras de TICs consideran de gran atractivo económico para introducir sus innovaciones. Los niños, niñas, adolescentes parecen adaptarse rápido y empíricamente a la evolución de la tecnología.

Otros conceptos como el del estatus también han evolucionado. La popularidad se mide por cuántos amigos se tiene en facebook, en si la chica o  chico más guapo/a del colegio escribió un comentario en el muro de publicaciones, o en si el amigo europeo invitó a formar parte de comunidades de juegos como “farmville” o “Mafia Wars”. Según La Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información: “Su forma de pensar, de vestir, de relacionarse, se ve condicionada por los mensajes que, mediante las TIC, les llegan”.

Es importante que los padres de familia sean conscientes de los beneficios de las TICs además de los riesgos antes de permitir o restringir el acceso a las mismas en una edad en que las órdenes y la experimentación de lo indebido son aspectos característicos. Según la mencionada cumbre “La educación, el acceso al mercado laboral, el desarrollo de sus tareas diarias, la salud, el ocio… todo se ve afectado por las Tecnologías de la Comunicación y la Información, surgiendo nuevas oportunidades de mejora pero también nuevos problemas”.

Existen distintos beneficios respecto al uso de los jóvenes de las TICs. Muchos padres encuentran más seguro ubicar a sus hijos por medio del celular. En casos en que se requiere que algún miembro de la familia viaje por razones de estudios o trabajo, programas de comunicación como Skype con audio y video de la persona lejana facilitan el contacto. El acceso a distintas fuentes de información académica proporciona un marco nunca antes visto; se puede tener acceso a tesis de universidades con mucho prestigio facilitando la realización de distintos trabajos escolares. El acceso a foros de discusión también conocidos como “Chat Rooms” permite un espacio de desahogo, construcción de opiniones e identificación para sus miembros.

Respecto de los riesgos se conoce bastante: el acceso ilimitado a la pornografía, el contacto con desconocidos, la desinformación, el sedentarismo, sobrepeso, violencia y adicción a las TICs son de los más generales “Normalmente estas posiciones dibujan un panorama sombrío haciendo hincapié en el papel de víctima que la juventud puede experimentar al hacerse más habituales y generalizados aspectos como los embarazos juveniles, la pedofilia,la prostitución o el abuso de drogas”.

Podemos concluir que más allá del vertiginoso devenir técnico que experimenta nuestra sociedad o de si hablamos del descubrimiento del fuego, la rueda, el telégrafo o la nanotecnología es mucho más pertinente sembrar las bases éticas junto con la suficiente criticidad en las nuevas generaciones para un uso provechoso de las mismas y que mejore la calidad de vida en sus usuarios. La labor afectiva de los padres requiere hoy de un esfuerzo particular que supere las campañas publicitarias de productoras de TICs. Se requiere un acercamiento inteligente e informado que logre influenciar al joven individuo que tiene su destino la mayoría de las veces a un botón de distancia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: