El teatro como actividad escolar y extraescolar

El teatro como actividad escolar y extraescolar

Adriana Acuña
Publicomer S.A.

El teatro infantil ya forma parte del rol de actividades extraescolares ofrecidas a los niños. Para hacer teatro no es necesario que el niño tenga alguna calidad artística orientada a ello. Basta con querer divertirse, inventar e interpretar historias, y hacer amigos. Las escuelas de teatro, a través de juegos y de actividades en grupo o individuales, son ideales para ayudar a los niños a desarrollar la expresión verbal y corporal, y a estimular su capacidad de memoria, y su agilidad mental. También sirve para que los niños retengan diálogos y trabalenguas, con lo que presentará  una mejoría en su dicción.

Beneficios del teatro infantil para los niños
Con el teatro el niño adquiere autoestima, respeto, aprende a convivir en grupo, conoce y controla sus emociones, disciplina y constancia en el trabajo, y también aprende a desenvolverse ante el público.
El teatro puede, además:

  • Reforzar las tareas académicas como la lectura y la literatura.
  • Actualizar el niño en materias como lenguaje, arte, historia.
  • Ayudar en la socialización de los niños, principalmente a los que tenían más dificultad para comunicarse.
  • Mejorar la puntualidad y la atención de los niños.
  • Transmitir y inculcar valores.
  • Llevar los niños a la reflexión.
  • Permitir a que los niños usen todos sus sentidos.
  • Motivar el ejercicio del pensamiento.
  • Estimular la creatividad y la imaginación.
  • Hacer con que los niños se sientan más seguros.
  • Aumentar la autoestima de los niños.
  • Hacer con que los niños jueguen con la fantasía.

La mejor edad para que los niños empiecen a acudir a las clases de teatro es a partir de los 5 años de edad, a esta edad, el niño podrá leer, entender, y su poder de memorizar es más alto, ya que  los niños absorben todo lo que escuchan.

Teatro es educación y diversión
El hecho de que el niño empiece a hacer teatro no quiere decir que él se convertirá en un actor. Los niños, en el teatro infantil, no hacen teatro ni aprenden teatro. Ellos juegan a crear, a inventar, y aprenden a participar y a colaborar con el grupo. Las clases de teatro infantil son terapéuticas y socializadoras. Los trabajos en grupo, los ejercicios psicomotores y el contacto físico entre los compañeros, son la base de la educación dramática.

El teatro es un campo inagotable de diversión y de educación a la vez. A los más pequeños, el teatro no debe estar restricto a la representación de un espectáculo. En el teatro infantil no se trata de promocionar y crear estrellitas…debe ser visto como una experiencia que se adquiere a través del juego.

Fuentes consultadas:

  • El teatro para niños, Cajita de Sorpresas.
  • Amanda Saborío, Profesora de Expresión Corporal.
  • Isaac Méndez, Productor Audiovisual.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: