Costa Rica, ¿un país verde?

Actualidad Educativa

El mundo entero reconoce la labor emprendedora en materia ambiental que el país ha realizado hace mucho tiempo. En la década de 1970 se creó el sistema de parques nacionales y, en la actualidad, 25% del territorio se encuentra bajo algún régimen de conservación o reserva; se ha logrado una cobertura forestal de más de un 50%; y, más recientemente, Costa Rica ha sobresalido por la producción del 90% de la electricidad a través de fuentes renovables. ¿Quién no recuerda la torre Eiffel iluminada en homenaje a Costa Rica durante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático el año anterior?

No obstante, estos esfuerzos han sido contrarrestados por algunas prácticas y condiciones que ponen en duda nuestra sostenibilidad. De acuerdo con el Programa Estado de la Nación (2015), a pesar de las fortalezas en conservación, existen patrones insostenibles en el uso de los recursos, y una débil y conflictiva gestión pública.

En este sentido, la matriz energética sigue estando dominada por el uso de los hidrocarburos, principalmente en el sector transporte, en donde los automóviles privados son los responsables por más de la mitad de la emisión de gases contaminantes. Por otro lado, a pesar de la producción con fuentes renovables, la inflexibilidad de la legislación existente limita el uso y la producción de energía bajo el desarrollo de nuevas fuentes alternativas.

Por otro lado, cada costarricense utilizó un 8% más en recursos que los que el país dispone. Incluso, ciertas actividades productivas, como la construcción, han visto afectado su crecimiento debido a que no existe suficiente agua para asegurar el abastecimiento de nuevos proyectos residenciales. A pesar de los esfuerzos recientes, solo el 4% del alcantarillado sanitario está conectado con algún sistema de tratamiento de aguas residuales.

El cambio climático no ha sido flexible y el fenómeno del Niño, en conjunto con el enfriamiento de las aguas del Atlántico, provocó la reducción del 75% en la capacidad de crecimiento de los pastos, lo que tuvo un gran efecto negativo en las actividades agropecuarias. Aunque el país, desde hace seis años se comprometió a ser carbono neutral para el 2021, existen debilidades en la implementación de la Estrategia de Cambio Climático, y la reducción que se ha logrado en emisiones de gases invernadero es nula. En materia de conservación marina, Costa Rica ostenta uno de los primeros lugares en el mundo en la exportación de aletas de tiburón.

Esta edición busca poner en relieve que la sostenibilidad ambiental no se reduce solo a los esfuerzos en conservación de flora y fauna, sino que abarcan todas las esferas de la vida cotidiana y que todos tenemos la responsabilidad de asegurar la disponibilidad de recursos para nosotros mismos en el mediano plazo, y para las futuras generaciones. La sostenibilidad empieza en casa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: